-    Escrito por gon

La batalla de Iwo Jima

iwojima2.jpg

Febrero de 1.945, Segunda Guerra Mundial. Los bombarderos B-29 eran ya las principales armas ofensivas del ejército estadounidense. EEUU había establecido sus bases en las Mindanao con el firme propósito de bombardear Tokio. No obstante, se enfrentaban a un gran problema: los cazas que habías de escoltar a los bombarderos no tenían autonomía suficiente como para solventar los 3.000 km. que separaban las bases de la capital japonesa.

El mando militar se vio en la obligación de encontrar algún punto intermedio donde aterrizar y reponer combustible… y ese punto intermedio fue la isla de Iwo Jima, una isla en medio del Pacifíco, volcánica, de laderas escarpadas y complicada de tomar. En Febrero de 1.945 comenzó la batalla. Los marines norteamericanos desembarcaron en la costa, pero se encontraron conque sus tanques y armamento pesado se quedaban encallados en un terreno embarrado y arcilloso.

Desde el monte Suribachi, las fuerzas japonesas bombardeaban con fuego de mortero sin piedad la playa; cientos de marines cayeron en aquél primer desembarco. De aquel grupo de desembarco se destacó un pequeño regimiento que se dirigió al monte. El Suribachi se había convertido en el gran objetivo, en el punto desde el que dominar la isla, y posteriormente la pista de aterrizaje que había en ella. Finalmente, el 23 de Febrero de 1.945, ese pequeño grupo consiguuió tomar la cima. Uno de ellos llevaba una bandera en su mochila; cogió un tubo de hierro de entre todo el rastro de destrucción que había y la izó. Lo realmente curioso de esta foto, tomada por Joe Rosenthal, es que no es real, porque los soldados que en ella salen, no son los que inicialmente izaron la bandera. Una vez tomado el Suribachi, los mandos norteamericanos hicieron quitar la bandera, y volverla al alzar para poder tomar la foto ya con Rosenthal presente en ese momento. Por otro lado, tampoco es tanta la imoprtancia del momento cómo se ha querido vender posteriormente, pues realmente ese preciso instante captado en la fotografía no es sino la toma del monte, y no de la isla en sí. Posteriormente a esa instantanea, la batalla se prolongó casi un mes más, hasta que a finales de Marzo, finalmente consiguieron tomar la isla de Iwo Jima.

No obstante, esa foto ha quedado inmortalizada como el esfuerzo y el heroicismo de unos soldados por conseguir la libertad, y como amor a la patria y su bandera, y se recordará como la mejor foto de la Segunda Guerra Mundial.