Escrito por Tendenzias

Técnicas para obtener bonitos colores (II)

Las fotografías realizadas con colores complementarios, por muy sencillitas que sean, tienen una gran fuerza. Mientras que aquellas realizadas con colores muy saturados ejercen un efecto de shock nocivo a la hora de observarlas.

Esos colores tan fuertes pueden, inclusive, llegar a distraer a quien las mira del contenido general de la foto por más que posea un encuadre perfecto. Lo que supone, que tenemos que estar tan atentos al nivel de color como al resto de elementos que hemos ido hablando: encuadre, luz, perpsectiva…

foto1

Fotografía: Jose Ángel Rodríguez

Esta foto que vemos aquí está hecha de noche en las Piedras de Vergara, paraje del Parque Natural de Baza en España. La idea del fotógrafo ha sido visitar el mismo sitio en diferentes horas del día para captar las diferencias de luz.

foto2

Aquí una foto hecha en el mismo sitio sólo que con la iluminación del atardecer, un rato antes de las 18 horas.

foto3

Y aquí la foto hecha en la llamada “hora azul” que es sobre las 19 horas.

Con estas muestras deseamos dejar bien en claro la importancia de la luz en fotografía y la importancia de regular lo mejor posible nuestra cámara (modo manual) para poder hacer las mejores fotos a cualquier hora.

Ya habíamos dicho que la sobreexposición quema los detalles de las altas luces y diluye el color. Cuanto mayor sea la sobreexposición, más afectadas se verán las zonas oscuras, las sombras y los medios tonos.

El secreto, entonces, reside en mantener controlada la sobreexposición para obtener una buena imagen a color desaturada, con tonalidades altas y ese aspecto de ensueño que tantas ofrecen a la vista. Esto puede resultar muy útil cuando las partes oscuras son las más importantes de una toma.

Por tanto, el color es otro aspecto que debemos de tener en cuenta a la hora de buscar una buena fotografía.

Imágenes: José Ángel Rodriguez

Haciendofotos.com

Newsletter