Cómo revelar en blanco y negro
0 votos

Cómo revelar en blanco y negro

Vamos a intentar explicar brevemente para que este post no se haga muy pesado cómo puedes revelar fácilmente y por tí mismo fotografías en blanco y negro, a ver que te parecen estos trucos que vamos a enseñarte.

Materiales que debemos usar

  • El Cilindro de Revelado de Negativos.
  • Dos recipientes que nos permitan introducir por completo el papel más grande que deseemos introducir posteriormente.
  • Necesitaremos también una Probreta que esté graduada en centímetros cúbicos.
  • Botellas de un Litro.
  • Embudos.
  • Unas Pinzas.
  • Un Reloj con Segundero.
  • Y por último acabando con los materiales que no pueden faltarnos un Termómetro
  • Una Ampliadora Fotográfica
  • Una Esmaltadora
Ahora que sabemos qué es lo necesario para revelar vamos a ver cómo realizar el tratamiento del negativo para la transformación a fotografía.

Revelar los negativos

Debemos seguir los pasos para formar el líquido revelador que hemos comprado, algunos son en polvo y otros son líquidos, los que vienen líquidos son mucho más sencillos de formar y normalmente conseguiremos un litro de líquido de revelado.

Cuando tengamos el líquido revelador debemos introducirlo en la botella con el embudo. Estas botellas son negras para que tampoco les afecte la luz, ya que si las tenemos en una botella transparente acabará estropeándose el líquido. Ya suponemos, que habrás reservado un espacio totalmente a oscuras para poder realizar todo el proceso sin estropear en ningún momento el revelado.

Sacamos la película de su chasis, esto se hace totalmente a oscuras para que no se vele la película, con lo que es un buen método el practicarlo un poco antes, eso sin con un rollo que no nos sirva para nada.

Una vez sacada la película de su carcasa, debemos introducirlo en la espiral del cilindro revelador. Existen cilindros reveladores que facilitan mucho más que otros la introducción de la película en él.  Ahora que ya tenemos la película dentro del cilindro, pondremos el núcleo en el centro del cilindro y colocamos la tapa asegurándonos de que este perfectamente ajustada. Cuando este puesta la tapa habremos pasado el momento de trabajar en la oscuridad y podremos encender la luz.

Para revelar en blanco y negro

Una vez que hemos expuesto el papel, lo sacamos de entre los cristales y retiramos el negativo, no pasa nada cuando lo retiremos y veamos que el papel continua blanco, ya que la fotografía, aunque no podamos verla hasta terminar el revelado, esta en el papel.

Cogemos el papel con las pinzas y lo introducimos en la cubeta donde ya tenemos preparado el líquido revelador y vamos moviendo el papel con las pinzas para que no se formen burbujas y el líquido actúe en toda la superficie por igual, en unos segundos ya empezaremos a ver aparecer la fotografía en el papel.

El tiempo de revelado no es fijo, mantendremos el papel en el líquido revelador hasta que la foto esté perfectamente impresa en el papel. Hay que tener mucho cuidado si vemos que la imagen aparece demasiado rápido ya que se nos quemará y se queda totalmente negro, lo que significará que hemos expuesto demasiado el papel en el paso anterior, es decir cuando encendimos la luz blanca y cuando el papel estaba entre los cristales y si por el contrario la imagen tarda mucho en aparecer o no aparece debemos aumentar el tiempo de exposición. Para que el proceso vaya bien, la imagen debe aparecer lentamente, y si el proceso ha ido bien después de este tiempo el papel no se quemará, pero hay que sacarlo del líquido revelador para que no afecte a nuestra fotografía.

 

 

No os olvidéis que otro método es utilizar la ampliación para el revelado. Exponiendo la fotografía a la luz durante un periodo de tiempo, exactamente no está estipulado, tenemos que ir viendo cuando se va revelando nuestra fotografía.

 

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>