Escrito por

11-M: el día que nos cambió la Historia

Madrid 11-m

Madrid, 11 de Marzo de 2004. La capital de España se ve sacudida por una enorme explosión en la estación de Atocha. Eran las 7,37 h. de la mañana. Un minuto después, en la estación de El Pozo, se oye una segunda detonación. A las 7,39 es en el madrileño barrio de Santa Engracia donde estalla una tercera bomba. En los dos minutos siguientes, hasta 7 explosiones más suenan. 10 explosiones, en total, que dejan a Madrid sumida en el caos, y a España entera en el más vergonzoso horror que se pueda recordar.

Había sido el atentado terrorista más grave que jamás se hubiera producido en territorio español: 191 muertos y 1.500 heridos fue el resultado de tamaña barbarie. Durante todo el día, el país vivió con pánico, con pena, con tristeza, con impotencia, con rabia, cómo las sirenas, las ambulancias, los bomberos, la policía, los propios ciudadanos se echaban a la calle en un intento último de ayudar a los que tristemente se vieron envueltos en aquel sin sentido. Las 7,37 h. marcan la hora en que la historia de España cambió por completo; la hora en que todos los españoles nos sentimos como uno sólo, y levantamos nuestro grito al cielo, unidos contra el terrorismo y contra la locura extremista. Aquel 11-M se quedó ya para siempre marcado en nuestro corazón.

Lejos quedaban los horribles atentados del 11 de septiembre a las torres gemelas en Nueva York; lloramos con los americanos, pero desgraciadamente era algo etéreo; algo lejano. Aquel 11-M nos golpearon en el mismo centro de nuestro corazón, y al igual que con aquel 11-S, cuando las banderas americanas salieron a todos los balcones de EEUU, el 11-M nos hizo un poco más solidarios, más españoles.

Esa es justo la sensación que nos debe quedar de aquél fatídico día; esa es la enseñanza que habríamos de extraer: la solidaridad. Pasarán los años; cada vez lo veremos más lejano; se olvidará que como consecuencia de aquel atentado cambió el Gobierno en España; se olvidarán las continuas disputas políticas por intentar demostrar el por qué de lo ocurrido; se olvidarán aquellas primeras pruebas que apuntaban a ETA como la causante del atentado… pero lo que no tendría que olvidarse jamás es que todas estas barbaries, el 11-M en Madrid, el 11-S en Nueva York, el atentado del 7 de Junio en el metro de Londres, los atentados en Bali y muchos otros, sólo tienen una base común: la insolidaridad; el irraciocinio; la intolerancia… Quedémosnos con la unión de todo un país de aquél día; quedémosnos en cómo todos nos ayudamos y nos sentimos juntos, fuéramos españoles, colombianos, peruanos o marroquíes… quedémosnos en que el mundo se merece y necesita de un poco de comprensión humana…

Haciendofotos.com

Newsletter