Escrito por Tendenzias

Cómo olvidar para siempre las fotos movidas

Es posible que tiendas a tomar tus instantáneas en un tiempo récord, sin embargo, debes saber que una cámara de fotos necesita un periodo de adaptación a las condiciones lumínicas y del entorno y además, una vez pulsado el botón también necesita un tiempo para procesar la información capturada. Si tomamos nuestras imágenes con prisa y con un margen de tiempo corto, probablemente aparezcan desenfocadas. En caso de que esto ocurra, se suele dar por tres supuestos: que no hayas enfocado bien, que el sujeto fotografiado se esté moviendo en el momento de la captura o bien puede que incluso tú mismo estés moviendo tu cámara. Si lo hacemos con un poco más de tranquilidad y concentración, evitaremos desastres difícilmente corregibles.

Cómo olvidar para siempre las fotos movidas

Hoy compartimos contigo algunos consejos para evitar que tus imágenes sean borrosas.

¿Enfoque automático?

Una de las razones principales es el uso del enfoque automático. Aunque se supone que nuestra cámara proporciona un enfoque autocorregible y autoadaptable al escenario y a la situación, en muchos casos (más de los que crees), este ajuste proporciona un resultado poco preciso y defectos en la definición de nuestras imágenes. Para ello es importante que antes de pulsar el botón prestes atención al visor. En caso de obtener un resultado de baja calidad, deberás activar un desenfoque manual y ajustarlo atendiendo a la distancia con tu objeto a fotografiar y a tus necesidades.

Los tiempos de exposición

En entornos nocturnos o con deficiencias de luz, es recomendable utilizar largos periodos de exposición. Sin embargo, esto genera mayores probabilidades de que tu imagen salga desenfocada. Cuando el tiempo de exposición es mayor, el sensor de nuestra cámara necesita más tiempo para procesar la información lumínica por lo tanto el período en que se termina de formar y almacenar tu imagen es mayor. Por esto necesariamente, deberás tomar dos precauciones básicas. La primera es que te asegures de presionar muy suavemente el botón de disparo, ya que la sensibilidad también es mayor incluso con los movimientos más suaves. La segunda es que aguardes un mayor tiempo sin mover tu cámara después de hacer el disparo. Hasta que la imagen no aparezca en pantalla no deberás cambiar tu posición.

Vigila los puntos de apoyo

Un trípode te garantizará la estabilidad que necesitas para tomar cualquier fotografía por errores ocasionados por movimientos indeseados. Existen trípodes de todos los tamaños y gamas para ser utilizados por smartphones. Sin embargo, en ausencia de uno, siempre puedes utilizar tu propio cuerpo para generar un equilibrio antes de pulsar el botón de disparo. Si unes los codos al cuerpo te convertirás en una “estructura” mucho más estable.

También te puede interesar:

Haciendofotos.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos