Escrito por Tendenzias

El flash de sincronización lenta: solución para la falta de iluminación

Siguiendo con la serie de consejos vamos a ver la mejor de las tres opciones disponibles para mejorar las fotografías en condiciones de luz baja. Una de ellas, el comúnmente conocido como Modo Nocturno, es poco utilizado y puede hacer muy divertidas nuestras fotografías.

La primera y más común es utilizar el flash. Pero esta tiene sus inconvenientes si lo que queremos es lograr una gran fotografía y no sólo tomar una instantánea de una reunión. El problema deviene de que el flash ilumina todo lo que tiene cerca con mucha luz y para tomar toda esa luz, la cámara elije automáticamente una velocidad de obturación muy rápida. El resultado es que los fondos de las fotos con flash suelen salir oscuros, mientras que lo que se ve más cerca sale muy iluminado.

La opción dos es bajar la velocidad del obturador, y apagar el flash automático. Así el obturador permanece abierto durante más tiempo recolectando la cantidad de luz suficiente para imprimir la fotografía y tener una buena exposición. El problema principal de esta salida es que no debe haber movimiento dentro del cuadro, sino la foto saldrá toda movida. Es bueno para paisajes, o para esas fotos famosas en las que se ven las líneas que crean las luces de los autos en las carreteras.

La solución ideal sería el flash de sincronización lenta. Esta opción se encuentra en casi todas las cámaras, y no suele ser muy utilizada. Lo que hace es decirle a la cámara que utilice un tiempo largo de obturación al tiempo que dispara el flash. De esta forma uno consigue lo mejor de las dos opciones anteriores: la iluminación artificial que ilumina a la perfección al sujeto principal del cuadro y el largo tiempo de obturación que ilumina los fondos. (imagen)

Las cámaras más completas permiten acceder manualmente al flash de sincronización lenta y también disponer la duración de la exposición y la fuerza del flash. Pero la mayoría de las máquinas de fotos compactas lo ofrecen en modo automático, generalmente llamado como “modo nocturno” (a veces “modo fiesta”), allí la cámara hace todo por uno (los teléfonos móviles suelen tenerlo también).

Si nuestra cámara está dentro de las primeras se nos suelen dar dos opciones “sync con telón atrás (rear curtain sync) o “sync con telón al frente” (front curtain sync). Parece técnico pero es simplemente cuándo quieres que se dispare el flash durante la larga exposición. La opción rear curtain le dice a la cámara que lo dispare al final de la exposición, o sea justo antes de que el obturador se cierre. Mientras que la front curtain hace que el flash se dispare al inicio de la exposición. A simple vista no parece haber diferencias entre las dos, esta sólo se va a notar cuando se fotografían objetos en movimiento.

La recomendación final es que para estas imágenes se utilice trípode, ya que sino dependeremos de nuestro pulso, y un mínimo movimiento puede hacer que la foto salga movida.

Haciendofotos.com

Newsletter